¿Por qué una torre de madera hecha en Uppsala, Suecia, viajó miles de kilómetros en barco a Barcelona en la década de 1920? ¿Y por qué sigue causando alboroto casi 90 años después?

La historia de la Torre de Suecia es fascinante, llena de giros y vueltas, pero que también es casi desconocida en Barcelona, ​​y mucho menos en Suecia.

La estructura de madera fue diseñada por el arquitecto sueco Peder Clason con el fin de mostrar el diseño sueco en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. Construido en Örbyhus, Uppsala, en 1928, fue enviado en partes junto con el pabellón que acompaña vía barco a Cataluña y erigido fuera de la entrada principal al estadio de Montjuïc.

 

Fotografía de el pabellón y torre originales, Expo Barcelona 1929.

Es lo que sucedió en los años que siguieron, es lo que hace que la Torre de Suecia sea particularmente interesante. Cuando terminó la exposición, Suecia donó la estructura a la ciudad de Barcelona con la única condición de que se utilizara para causas sociales.

Plano original de la torre de Suecia (1)

 

Plano original de la torre de Suecia (2)

Posteriormente, el pabellón fue trasladado a la pequeña ciudad de Berga, al norte de Barcelona, ​​donde fue inaugurado por el icónico presidente catalán Lluís Companys y utilizado como escuela para niñas de familias pobres a partir de 1932. En una carta escrita por una de las ex alumnas, María de la Torre, se describía a la escuela como una escuela donde la educación “no era elitista, era universal, libre, secular y sin costo, si pudiera regresaría

Jairo Narváez, director de la Asociación de Amigos de la Torre de Suecia (Associació d’Amics de la Torre Suècia), explica que la escuela era diferente a cualquier otra en el país en ese momento:

“El entonces rey de Suecia era un fanático del tenis, por ejemplo, y las chicas de la escuela aprendían a jugar al tenis, se les envió equipo, lo que era impensable para los niños pobres de Barcelona, ​​el tenis era un deporte muy elitista. ”

Sin embargo, ese idealismo inspirado en Suecia sólo duraría unos años, ya que en 1936 se inició la Guerra Civil Española y las necesidades cambiaron rápidamente. La madera de la torre se utilizó como combustible de emergencia durante los inviernos, mientras que el pabellón fue utilizado por los militares. Cataluña, parte del lado republicano, perdió la guerra y las tropas franquistas eventualmente destruyeron el edificio en 1962.

Incluso entonces, la extraña estructura de madera no había visto sus últimos días. Varias décadas después del fin de la dictadura en España, se inició un movimiento para restaurar los edificios y en 2008 la reconstrucción del pabellón de Berga se completó con la adición de una nueva torre, más de medio siglo después de su destrucción. Sin embargo, no todo el mundo estaba contento.

 

Reconstrucción del pabellón hecha con metal y ladrillo, no respetando la madera como material.

Los Amigos de la Torre de Suecia consideran que la nueva estructura en Berga es una imitación pobre no fiel a la arquitectura del original. La copia no se hizo con los materiales correctos y con los estándares de la primera, argumentan. El alcalde de Berga contesta sin embargo que la reconstrucción de la torre de la manera original no la habría hecho sostenible para el futuro.

Narváez y su asociación ahora están presionando para tener una torre nueva, más fiel construida en la ciudad donde originalmente se encontraba, Barcelona. Además, quiere que sea construida por los suecos.

“Todos los detalles deben ser aprobados por diversas entidades, incluyendo el Gobierno de Cataluña y el Ayuntamiento para construir algo en Montjuïc”, explica. “Pero eso es un proceso, y lo que estamos haciendo ahora mismo es tratar de informar a la gente”.

Mientras tanto, la asociación ha abierto recientemente una exposición cerca del sitio original de Montjuïc de la primera torre explicando su historia a través de imágenes y documentos.

“Prácticamente todos los documentos y fotografías que tengo de años de investigación provienen de los archivos de Suecia y me ayudaron a sacar todo esto a la luz”, señala.

Representación artisística (acualrela) creada por Peder Clason, el arquitecto de la torre de Suecia.

Ahora, los lugareños y los turistas pueden aprender sobre el vínculo desconocido entre el país nórdico y la capital catalana.

“Cuando los suecos suben a la montaña (Monjuich) y ven la bandera aquí, luego escuchan la historia, están encantados, aprenden algo sobre su propia cultura que nunca supieron.