La tala ilegal daña la biodiversidad y socava los medios de subsistencia de las comunidades.

El Reglamento sobre la madera de la UE (EUTR) exige a los importadores o vendedores de madera y productos de madera que lleven registros de las fuentes de sus suministros.

Interpol estima que la tala ilegal conforma hasta el 30% de la madera en el mercado global, costando más de 15.000 millones de euros cada año.

La UE consume el 35% de madera primaria producida mundialmente.

La ley, aprobada por el Parlamento Europeo, está entrando en vigor a través de las medidas que los Estados miembros y las empresas privadas tuvieron que poner en marcha.

Los operadores, refiriéndose a “aquellos que importan productos madereros en el mercado de la UE” – a través de un sistema de “debida diligencia” – están obligados a “hacer todo lo posible para garantizar que la madera que comercian es legal”.

El sistema de diligencia debida (DDS) comprende tres elementos, el acceso a la información relativa al país de origen de los envíos, la cantidad y los detalles del proveedor; Comprobando que la madera se produjo de conformidad con las leyes del país de origen; Tomando medidas adicionales para garantizar la legalidad de la madera si hay alguna duda sobre su procedencia.

Además, el EUTR exige a los comerciantes (los que venden o compran la madera que ya se encuentra en el mercado de la UE) que mantengan “información adecuada para que la madera que tratan pueda rastrearse fácilmente”.

Los reglamentos, como el EUTR, están teniendo un gran impacto en las naciones productoras de madera que se esfuerzan por proteger sus industrias legales.

Los funcionarios dicen que la nueva ley cubre una amplia gama de productos, desde papel y pulpa hasta madera sólida, y forma parte de los esfuerzos en curso para ayudar a abordar el problema mundial de la tala ilegal.

La tala ilegal se define como la cosecha de madera que viola las leyes o reglamentos del país de origen.

La Unión Europea dice que tiene “severos impactos económicos, ambientales y sociales para algunos de los bosques remanentes más valiosos del mundo y los miles de millones de personas que dependen de ellos”.

En 2012, Interpol y la ONU lanzaron Project Leaf, una iniciativa para combatir la tala ilegal y la delincuencia forestal organizada.

En febrero, Interpol dijo que casi 200 personas habían sido arrestadas en una amplia operación internacional de tala ilegal.

La agencia global contra la delincuencia agregó que el esfuerzo de tres meses abarcó 12 países de Centro y Sudamérica y que se habían incautado 8 millones de dólares en madera.

“Legislación histórica”

El grupo ambiental WWF dice que gran parte de la madera comercializada ilegalmente proviene de África central y del sudeste asiático, siendo una “proporción significativa” procesada en China y Hong Hong antes de ser enviada a los países de la UE, particularmente el Reino Unido.

El valor total anual de la tala ilegal podría llegar a los 100.000 millones de dólares, según los expertos

“Esta es una ley histórica que, por primera vez, nos da una oportunidad real de abordar el impacto negativo que el comercio indiscriminado de madera y productos de madera ha tenido en los bosques a nivel mundial”, dijo Beatrix Richards, activista forestal de WWF.

Pero WWF agregó que la legislación no cubre los sistemas de manejo forestal.

“Aunque un producto de madera puede ser legal, no significa que se haya producido sin destruir los valiosos ecosistemas forestales”, señaló.

“La implementación de una política de contratación pública ecológica para asegurar la compra de madera y productos sostenibles en los contratos públicos de suministro en los Estados miembros seguirá siendo esencial“.

La activista de Global Witness Alexandra Pardal dijo que las nuevas medidas significaban que los importadores de madera “tendrían que ponerse al dia”.

“Durante décadas, los países consumidores han estado impulsando la demanda de madera barata e ilegal que engendra la corrupción y la criminalidad en los países productores mientras que tiene un impacto devastador en el medio ambiente“.

“Casi toda la madera de las selvas tropicales conlleva un alto riesgo de ilegalidad y debe ser examinada a fondo”.

“Esfuerzo colectivo”

Asia Pulp & Paper (APP), descrita como una de las principales empresas de celulosa y papel del mundo, anunció en febrero que estaba poniendo fin a la desforestación de los bosques naturales a través de su cadena de suministro en Indonesia, donde se encuentra la compañía.

En los últimos años, la compañía ha sido el centro de numerosas campañas ambientales que cuestionó sus credenciales medioambientales. Jacek Siwek, director de APP de sostenibilidad y la participación de los interesados en Europa, dijo que la UE estaba “demostrando su fuerza colectiva cerrando uno de los mercados más grandes del mundo a la madera ilegal.”

En un blog invitado en el FT. Ha añadido: “Los reglamentos, como el EUTR, están teniendo un gran impacto en las naciones productoras de madera que se esfuerzan por proteger sus industrias legales, al tiempo que eliminan o al menos reducen la tala ilegal“. Medidas coherentes de oferta y demanda, como el nuevo sistema de legalidad SVLK. “SVLK está diseñado para garantizar que todos los productos de madera legalmente exportados de Indonesia se pueden rastrear desde el origen, a través del transporte, el comercio y el procesamiento”. Introducido por el EUTR forman parte del plan de acción del bloque de aplicación de la legislación forestal, gobernanza y comercio (FLEGT), que fue publicado en 2003.